La interpretación de Heidegger del devenir eterno en la filosofía de Schelling

  • Mario Gomez Pedrido
Palabras clave: temporalidad originaria, eternidad, ontología, Dios

Resumen

Heidegger define desde Sein und Zeit (1927) en adelante a la “temporalidad originaria (ursprüngliche Zeitlichkeit)” como “temporariedad (Temporalität)” del sentido del ser en general. En el presente escrito sostendremos que la estrategia seguida por el autor para desarrollar dicha temporariedad consiste en redefinir el concepto clásico de “eternidad (Ewigkeit)”, concepto que es asociado en la filosófica clásica a la ausencia de tiempo y a la cancelación del mismo. A tales efectos, mostraremos que en su curso de 1936 dedicado al escrito de Schelling titulado Philosophischen Untersuchungen über das Wesen der menschlichen Freiheit und die damit zusammenhängenden Gegenstände de 1809, Heidegger encuentra un concepto de eternidad que es definido y analizado ya no como un ahora supratemporal o permanentemente intemporal, sino, por el contrario, ésta se revela como el origen temporal del tiempo; la asociación entre eternidad e instante desarrollada por Schelling para explicar la aparición del mal en el hombre es el criterio que Heidegger apropia hermenéuticamente del autor idealista para redefinir, así, el concepto clásico de eternidad, convirtiendo a ésta última en el origen temporal del cual emana la totalidad del tiempo. Por lo tanto, en el presente escrito reconstruiremos cómo la movilidad temporal originaria de lo eterno postulada por Schelling será, a juicio de Heidegger, el modo en que se expresa la temporalidad originara entendida como temporariedad del sentido del ser en general. 
Cómo citar
Gomez Pedrido, M. (1). La interpretación de Heidegger del devenir eterno en la filosofía de Schelling. Cuadernos De filosofía, (67-68), 49-68. https://doi.org/10.34096/cf.n67-68.5455
Sección
Dossier. Nuevas exploraciones en torno a la filosofía de Hegel y sus contemporáneos II (Daniel Brauer, ed.)